Buscador.

Búsqueda personalizada

jueves, 7 de enero de 2010

CUENTO Y POEMAS DE CORAZÓN...

En Alemán, Francés, Inglés, Portugués y en muchos
otros idiomas, no dicen como nosotros aprender
de memoria, ellos dicen aprender de corazón.


De Corazón
(Cuento)

El chico mira al abuelo y como siempre pide:
- Recítame abuelo, recítame uno de tus poemas.
- Ya te he dicho que no son míos. -Contesta el viejo.
-Si que son tuyos, los poemas los tienes tú, están en tu cabeza, si yo tengo algo es mío - insiste el niño.
-Es distinto, un poema es del autor, del que lo escribió y los versos que yo te recito no son míos, son poemas que aprendí de memoria cuando era niño en los libros de lectura del primario, los guardé en el corazón y me han acompañado toda la vida, bueno ¿cuál quieres escuchar hoy? -Termina el viejo con una sonrisa.
-El de la rosa -responde el nieto.
- Ese es de José Martí un gran poeta cubano y se llama "La Rosa Blanca", dice así:
- "Cultivo una rosa blanca
en Julio como en Enero
para el amigo sincero.."
-El viejo nota cuanta atención hay en la mirada del nieto y piensa, este va a ser como yo, un poeta, y seguramente como yo, un poeta frustrado, con los versos escondidos en los cajones, pero que importa, es tan hermoso que un nieto se nos parezca, y termina el recitado:
- "cardo ni ortiga cultivo
cultivo la rosa blanca."
El chico lleno de entusiasmo grita:
- ¡Otro!, ¡otro!
El viejo, siempre dispuesto a sus ruegos, le pregunta:
- ¿Cuál?
- ¡El del barco! -grita el niño .
- El del barco, como dices tú, se llama "La canción del Pirata" y es de Espronceda un español extraordinario nacido en Badajoz, comienza así:
- "Con diez cañones por banda
viento en popa a toda vela
no corta el mar si no vuela
un velero bergantín..."
Brilla el entusiasmo en los ojos del pequeño y el abuelo piensa, "Los poetas oscuros los que nunca triunfarán también hacemos falta, acaso no somos nosotros los que hacemos brillar más a los elegidos", una sonrisa le cruza el rostro, mientras prosigue:

-"...que es mi barco mi tesoro... mi única patria la mar"

Terminado el recitado, mientras el nieto agradecido le acaricia las arrugadas manos, el viejo poeta siente de pronto el chispazo de la inspiración, no es un poema, es sólo un pensamiento y corre a anotarlo en su libreta, dice así:

Aprende un buen poema y lo disfrutarás toda tu vida,
enséñaselo a tus hijos para que nunca se sientan solos,
enséñaselo a tus nietos para que siempre te recuerden.

Don Ramón

donramon@sinectis.com.ar

Poemas para aprender de Corazón

Acuarela

Es la mañana: lirios y rosas
mueve la brisa primaveral,
y en los jardines las mariposas
Vuelan y pasan, vienen y van.

Una nenita madrugadora
va a juntar flores para mamá,
y es tan hermosa que hasta la aurora
Vierte sobre ella más claridad.

Tras cada mata de clavelina,
de pensamiento y de arrayán,
gira su traje de muselina,
su sombrerito, su delantal.

Llena sus brazos de lindas flores,
y cuando en ellos no caben más,
con el perfume de mil colores
Vuelve a los brazos de la mamá.

Mientras se aleja, sus dos mejillas
como manzanas se ven brillar,
y la persiguen las mariposas
que en los jardines vienen y van.

Rafael Obligado, Arg.
(1851-1920)




La Rosa Blanca

Cultivo una rosa blanca,
en Julio como en Enero,
para el amigo sincero
que me da la mano franca.

Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo:
Cultivo la rosa blanca.

José Martí, Cubano
(1853-1895)



EL ZORZAL Frag.

Muere el sol y junto al río
rompe a cantar un zorzal,
la tarde que se marchaba
se volvió para escuchar,
el agua que iba corriendo
se detuvo hecha un cristal,
y el aire quedó en suspenso,
la brisa sin respirar,
abrió una boca tamaña
la luna sobre el sauzal,
y con lagrimas de estrellas
el cielo rompió a llorar,
anochece y junto al río
sigue cantando un zorzal.

Juan Burghi, Uruguayo
(1889-1985)


Setenta balcones y ninguna flor

Setenta balcones hay en esta casa,
setenta balcones y ninguna flor
¿A sus habitantes, Señor que les pasa?
¿Odian el perfume, odian el color?

La piedra desnuda de tristeza agobia,
¡dan una tristeza los negros balcones!
¿No hay en esta casa una niña novia?
¿No hay algún poeta lleno de ilusiones?

¿Ninguno desea ver tras los cristales
una diminuta copia de jardín?
¿En la piedra blanca trepar los rosales,
en los hierros negros abrirse un jazmín?

Si no aman las plantas no amaran el ave,
no sabrán de música, de rimas, de amor.
Nunca se oirá un beso, jamás se oirá un clave...
¡Setenta balcones y ninguna flor!

Baldomero Fernandez Moreno
Arg. (1886-1950)


4 comentarios:

Jesús Herrera dijo...

Felicito a mi amigo don Ramón y a quien tuvo la feliz idea de confeccionarle este blog.
Hoy día una persona sin blog es un don-nadie.

Un abrazo.

Laura del Mar dijo...

Acuarelas, rosas blancas, amor, olvido y esperanza en los trazos de los poetas que de corazón escriben.
Laura del mar.

Carmela dijo...

"Aprender de corazón".
Para llegar al corazón de los otros!!!!

"Cultivo una rosa blanca
en junio como en enero
para el amigo sincero
que me da su mano franca
y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo...
¡Cardo ni ortiga cultivo!
Cultivo la rosa blanca."

Los poetas ..¡de corazón!! trascienden los tiempos ...se convierten en presencia y esencia permanentes...son imperecederos!!!!!

Vanesa dijo...

La verdad que comparto el comentario de Jesus, me encanta los poemas de Don Ramón, que descubri el domingo en la línea B.