Buscador.

Búsqueda personalizada

viernes, 8 de enero de 2010

NO MORIRÉ EN PARÍS.


No Moriré en París
(Parafraseando a Vallejo)

No moriré en París, te lo aseguro,
siempre he sido un gorrión de vuelo magro
lo mío será aquí, aquí en mi Almagro
donde siempre viví, que no me mudo.

Y hasta puedo agregar, será un invierno
cuando se van los viejos jubilados,
por el viejo hospital destartalado,
hospital sin pintura y sin remedios.

Cuando llegue hasta allí en ambulancia,
disfrutaré por fin de una importancia,
la que dan cuando grita la sirena.

La muerte al final es cosa buena
pues te acerca a las caras de la infancia
y te aleja, para siempre, de la pena.

Don Ramón.

5 comentarios:

Laura del Mar dijo...

Yacer a las plantas del árbol que nos brindó su savia; acampar en el paraíso de la vida eterna, recibiendo siempre el fresco del aire, que danza travieso entre esas calles, que guardan las huellas de tu paso bueno.
Gaviotas eternas quedarán por siempre, prendidas al alma de quien hoy te lee.
Laura del mar.

Laura del Mar dijo...

Yacer a las plantas del árbol que nos brindó su savia; acampar en el paraíso de la vida eterna, recibiendo siempre el fresco del aire, que danza travieso entre esas calles, que guardan las huellas de tu paso bueno.
Gaviotas eternas quedarán por siempre, prendidas al alma de quien hoy te lee.
Laura del mar.

Carmela dijo...

Me conmovió este poema!
"No moriré en París
con aguacero....."

Es cierto que la muerte nos remonta a la infancia .... y nos aleja de las penas.
Y supongo que nos acerca a los seres ausentes que tanto amamos !!!


Profundo y sabio!!!!

Analía dijo...

Es un gusto leerte, mi querido Ramón.
Felicitaciones por el blog, me alegra saber que ahora tenés tu espacio literario.
Un abrazo y mis mejores deseos para vos y toda tu gente querida, que tengas un buen año, colmado de bendiciones y recompensas.
Analía

Keila dijo...

Hermoso!
Gracias por compartir cosas tan lindas!
Keila.