Buscador.

Búsqueda personalizada

jueves, 7 de enero de 2010

POEMAS Y GAVIOTAS...


ARRIMATE A MI VINO.


Ven amigo y siéntate conmigo
arrímate a mi mesa y a mi vino,
al vino charlatán que a los amigos
siempre nos hace hablar y en vos... confío.

Hablaremos los dos mientras tomamos
charlaremos los dos, no te rehuses.
ya verás que pronto que encontramos
ese tema común, el que nos gusta.

No notás, es mi alma la que invita,
alrededor de cada alma hay un abismo,
y hoy necesito en vos volcar mis cuitas,
cansado ya de hablar... conmigo mismo.

CONFIDENCIAS

Y entonces tú me hablarás

de aquella, la que tú sabes

y entonces yo te diré

de la que tú te imaginas

esas cosas que se hablan

a un solo amigo

y con vino

La Niña del Lago.

La niña sentada a orillas del lago,
leyendo poesía de su libro Azul,*
te muestra que todo, no está tan cambiado,
hay gente que sueña, lo mismo que tú.

Son los que leyendo de un mundo de ensueño,
mundo de romance, reino del amor,
sienten que ellos pueden también ser los dueños
de los sentimientos, que brinda un autor.

Sueñan ser amados como en la poesía,
por seres perfectos de muy suave voz
que al hablar envuelvan con la melodía
que solo se escucha cuando habla el amor.

La niña del lago levanta los ojos,
viendo que la tarde ya casi pasó,
leyendo poesías se le hizo tan corta,
que dubitativa... mira su reloj.

Con pena, suspiros, recoge sus sueños,
los guarda entre hojas de su libro Azul,*
y por un sendero se nos va corriendo,
ha vuelto este mundo, de tanta inquietud.



Tu Espalda

(dedicado a mi esposa Doña Elsa)

Tu espalda es mi descanso mi sosiego,
es la calma después de haberte amado,
tu espalda es un refugio donde llego
a lamer mis heridas, angustiado.

Tu espalda es taller de mi poesía
en las noches que paso desvelado,
tu espalda tiene el fin de cada día,
junto al sueño y un beso ya cansado.

Y si todo se me hace cuesta arriba,
si mi vida parece a la deriva,
más que nunca tu espalda es necesaria.

Pues si es dura la mano del destino,
tu espalda es el altar donde me inclino
para llegar a Dios... con mi plegaria.



Preguntas a un Ancestro

¿En qué hemisferio
comenzó tu vida?
¿En qué combate
cosechaste mis miedos?

¿Escuchando qué pájaros,
a la sombra de qué árbol,
hallaste esta alegría,
de mi afición al canto
al comenzar los días?

¿Por qué motivo,
huyendo de qué cosas
cruzaste un día los mares,
buscando un nuevo mundo?

¿Fue por sueños de gloria
o escapando del hambre
que volcaste en América
esta que hoy es mi sangre?

Tú quizás no supieras
de escribir o estas cosas
más yo sé y es seguro
ya que soy el testigo
que nunca te ha faltado
una frase amorosa
ofreciendo a la vida
tu cariño y tu abrigo.

Hoy quisiera que sepas
que sin saber como eras,
que sin saber en donde
se han hundido tus huesos
igual yo te recuerdo
y pienso conmovido
en cuanto habrás soñado,
en cuanto habrás sufrido,
tú mi antepasado
en el tiempo perdido,
tú mi antepasado
tan lejano y querido.

Me han tirado esta mañana.

Me han tirado un beso esta mañana

me lo enviaron los labios de un niño

y tú sabes cuanta sed hay en mi alma

por una simple muestra de cariño.

Me han tirado un beso esta mañana

y mira como influyen estas cosas

que mi aburrido día de semana

de golpe se llenó de mariposas.



Cielo Porteño


Quiero palmar cerca del Obelisco
donde a Corrientes la besa Diagonal
así, mi alma, en un vuelo cortito,
mi primer vuelo, irá hasta el Luna Park.

Volveré a ver mis ídolos queridos,
en las tribunas los puchos parpadear,
y hasta posible que vuelva del olvido,
la mina aquella del baile en carnaval.

Daré la vuelta, saliendo por Corrientes
seguiré el tránguay de la vía final
y en Medrano saludaré mi gente,
y a los chochamus del feca del billar.

Quiero arribar temprano a Chacarita
primera fila si es posible ocupar
para tenerlo al Morocho de cerquita,
cuando en la noche, se nos ponga a cantar.
Ese es el cielo, el cielo que yo quiero,
el de Corrientes, de Chaca al Luna Park..



Niña de la Arena.

Niña que en la arena te encontré llorando
con un llanto blando, tu primer amor,
orgullo de niña que se hallaba herido,
tal vez un motivo, que nunca existió.

Por algo que él dijo o no sé que cosa
tu boca de rosa se te marchitó
y aquellos pucheros, los que se habían ido,
vuelven con suspiros que empuja el amor.

De un mundo de mimos salís a la vida,
y aquí,
no hay quien cuida de algún moretón
ya viene la noche niña de la arena
recoge tu pena, mañana...
mañana habrá sol.




Jazmines en Buenos Aires

Es Noviembre y los jazmines
han llegado a Buenos Aires,
con un aroma dulzón
van invadiendo las calles.

En cada esquina hay un niño
que los vende porque sabe
que toda mujer espera,
que todo hombre regala,
que con muy pocas monedas,
se puede alegrar el alma.

Hoy los chicos de la calle
ya no mendigan,
trabajan los ramitos de ilusión
les dan pan para la casa
y unos bolsillos alegres
donde las monedas cantan.

Con el aroma dulzón
se va apagando la tarde
y en cada mesa tendida
un vaso con flores blancas
nos dice que nadie olvida,
que hay un regalo en el aire,
que es noviembre y los jazmines
ya perfuman Buenos Aires.


Que yo hablo solo

¿Qué yo hablo solo?
No me digan eso
es que soy poeta
y vivo buscando
que rimen mis versos.
¿Qué yo hablo solo?

Es que soy un viejo
y los que escuchaban
se han ido tan lejos
y los que vinieron
a ocupar sus puestos
casi ni me hablan,
hasta me tropiezan,
andan apurados
con todas sus cosas
y yo de tan lerdo,
siento que molesto.

Que yo hablo solo,
yo nunca hablo solo
hablo con mis viejos,
con todos los míos,
con tantos amigos
que ya se me han ido.

Y ellos me escuchan.
porque ellos no corren,
porque ellos me esperan,
porque están conmigo
aunque no los vean.
Que yo hablo solo
Será...

Será porque rezo,
debe ser por eso,
será porque rezo,
y al mover los labios
pensarán que hablo,
debe ser por eso
será por mis rezos
y que soy poeta,
yo vivo buscando
que rimen mis versos.



Página en Blanco.
(¿No es una joyita?)

… y me vuelco a una página en blanco
a llenar los renglones vacíos...

...a tratar de formar con palabras
el poema que venza tu hastío...

...el que arranque por fin de tus labios
un susurro que suene a suspiro...

...el que pueda llevar a tus ojos
unas gotas de suave rocío...
...el que logre anidar en tu pecho
algo de esto que hoy late en el mío...

Don Ramón de Almagro

6 comentarios:

josefina dijo...

Mi querido Don Ramón. Termino de ir a comprar a una de las mejores joyerias virtuales. Me hago con todas las joyas de su palabra escrita. ¡Qué preciosidad de brillos, de colores, de emociones! Le felicito Don Ramón por ser complice de mis deseos. También felicito a su gran Amiga que le ha dado luz verde a un bloc donde me estoy deleitando de toda belleza.
Reciba mi gran abrazo. Don Ramón sin olvidar a su esposa Doña Elsa.
Josefina Algar

Carmela dijo...

Bellos y emotivos poemas!!!!!
Es tan cierto que uno ... de tanto en tanto ... necesita compartir las " cuitas" con los amigos ... y dejar así de hablar con uno mismo!!!!

Laura del Mar dijo...

Poetas de corazón abierto, cristalinos y puros cual manantial sagrado, aletean en mis ojos y me brindan frescura, además de entregarme del Maestro, Don Ramón, su ejemplo.
Laura del mar.

ESTRELLA dijo...

En unos pocos minutos, siente uno como si una vida andara de su brazo, por el camino de su poesia. Desde España le felicito por esos minutos que me ofrecio en sus escritos..

alejandra zarhi dijo...

HOLA RAMÓN, TE CONOCÍ EN BUENOS AIRES,REPARTIENDO TUS POEMAS. NO SE SI TE ACUERDAS DE MI. TE MANDO UN GRAN SALUDO A TÍ Y A TU POESÍA.

la Luz de Lamaga dijo...

que bello escribe Don ramón, lamaga me ha dado la pagina y he quedado embelezada ante tanta paz al alma que plasma en sus poemas.
Mis bendiciones y todos mis respetos para usted y su esposa. Enhorabuena. luzpoeta (marilu)